Permitieron hasta un jacuzzi sobre aulas del Rébsamen