Hielo para mitigar el calor
Un oso come fruta helada en un día caluroso en el zoológico BioParco de Roma (Italia). Las temperaturas en el país han alcanzado los 38 grados centígrados con rachas de aire caliente y un alto grado de humedad